Pero ¿porqué pudieron ocurrir semejantes atrocidades en pleno territorio europeo, justo en la víspera del siglo XXI? La guerra en Bosnia-Herzegovina era una oportunidad para que la ONU demostrase su eficacia e importancia como mediadora de conflictos. La nueva guerra librada en Europa generó un mayor interés en la ONU para velar por los derechos humanos y la ayuda a los refugiados que, por ejemplo, las guerras de Somalia y del Golfo. Es por ello que la diplomacia internacional puso manos a la obra en cuanto a la petición de la paz y la asistencia humanitaria desde el inicio de las hostilidades.

13-heroes-atacadosdos.jpg

Sin embargo, las fuerzas de la ONU que se enviaron a Bosnia para que defendieran a la población estaban atadas de pies y manos, ya que sus oficiales nunca superaron el temor de verse involucrados en el conflicto. Las ‘labores de pacificación’ de los cascos azules resultaron en un rotundo fracaso, debido a la expandida idea de que entrar en combate habría supuesto tomar posición por uno u otro bando. De ese modo sus brigadas fueron blanco de ataques mortíferos por parte de los agentes en conflicto. Lo que no se pudo o no se quiso entender es que “las tropas de la ONU eran igual de vulnerables al acoso de las partes si estaban imposibilitadas para responder a las agresiones; de ahí que desearan denunciar la situación y optaran por humillar a la comunidad internacional, por ejemplo, mediante la toma de rehenes”.[39]

collage4.jpg

Diversas organizaciones humanitarias desempeñaron un valeroso papel durante la guerra. Consideraron importante atender las necesidades de los sectores afectados con asistencia de víveres y medicamentos. Sin embargo, su labor fue enormemente dificultada por las partes en conflicto, que controlaban las rutas de acceso a los suministros y solían ‘fiscalizar’ la ayuda humanitaria. Los campos de refugiados en las zonas de seguridad de la ONU eran constantemente acosadas por ataques serbios y croatas. “El miedo a que las tropas de Naciones Unidas terminaran arrastradas en una guerra convencional produjo pasividad e inacción. Como consecuencia, no pudieron desempeñar las labores de ayuda para las que habían sido enviadas”.[40]

En la guerra de Bosnia-Herzegovina, la ONU perdió su misión pacificadora al no decidirse a tomar la iniciativa. Su timidez contribuyó a alargar el continuo peligro que padecían los civiles. En el terreno, su falta de acción propició que se consolidaran los objetivos de la limpieza étnica a medida que avanzaba el tiempo. “El punto más bajo para las fuerzas de la ONU ocurrió a mediados de 1995, cuando los serbobosnios penetraron en las zonas de seguridad de Srebrenica y Zepa”.[41]

~ por laguerradeyugoslavia en julio 30, 2007.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: